Conecta tu Banco
Alejandra Gallo

 

ALEJANDRA GALLO:
Periodista especializada en Economía, Empresas y Política (Crónica TV, Radio Mitre, Clarín, El Cronista, RuedaEconomica.com.ar), Lic. en Ccias. de la Comunicación (UBA)

 

 

Las negociaciones del Mercosur venían empantanadas en los últimos años por asuntos económicos internos del Brasil.

Pero parece haber nuevos vientos y (también) brisas de cambio en la nueva relación entre la Argentina y Brasil, el principal socio comercial nacional y el más importante comprador de bienes manufacturados y fabricados de este lado de la frontera. Esto se debe a que el 16 de enero pasado el presidente Mauricio Macri junto a una comitiva de seis ministros viajó a Brasilia para reunirse, por primera vez en una isita de Estado, con su par brasileño Jair Bolsonaro.

  • El balance sugiere ser positivo: ya hay equipos interdisciplinarios de ambos países trabajando en una nueva etapa para el Esto es bueno desde todo punto de vista. Como se suele decir “ganamos todos”.

Si en este flamante 2019, la proyección de crecimiento para Brasil efectivamente se cumple será una gran noticia también para las PyMES argentinas, que viene sufriendo caídas consecutivas en sus niveles de producción (hacemos la salvedad del sector automotriz, que fue el que menos sufrió las fuertes caídas en los últimos tiempos).

  • Algunos datos: De acuerdo con la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las PyMEs cerraron 2018 con una baja en el nivel de actividad de 5,9% en diciembre. Fue el octavo mes consecutivo de caída y, si bien, aumentó el uso de la capacidad instalada subió a 58,7% se redujo en  las industrias que crecieron y sólo el 34% de los empresarios encuestados dijo que trabajó en diciembre de 2018 con rentabilidad positiva.

Teniendo en cuenta que en un último informe de nivel de actividad que realizó la Unión Industrial Argentina, que conduce Miguel Acevedo, el sector cayó 9,45 en noviembre pasado por el descenso en las fábricas textiles, los minerales no metálicos y las terminales de autos. Eso marca la que hasta ahora fue la peor medición desde junio de 2018.  Por eso, las expectativas en torno al crecimiento del mercado brasileño le ponen luces de esperanza al escenario futuro que ven las PyMEs fabriles nacionales.

En este contexto, podemos pensar en la posibilidad de que Brasil se convierta en la locomotora que traccionaría la reactivación fabril argentina.

En el Ministerio de la Producción y Trabajo, que conduce Dante Sica, ya trabajan en la simplificación de trámites para la apertura de PyMEs destinadas a la exportación, una asignatura pendiente de varios años en el país.

  • Créditos y convenios: otro tema importante que se discute con Brasil es el financiamiento conjunto con Brasil, un reclamo que viene reiterándose en las PyMEs pero que, al mismo tiempo, despierta reservas en las pequeñas y medianas empresas.

En Producción, además, avanzan en firma de nuevos acuerdos tripartitos, entre empresas, Gobierno y gremios para reducir los costos impositivos y previsionales e incentivar las inversiones y exportación. Por ejemplo, se discute por estos días un convenio con los industriales y PyMEs textiles. El objetivo es avanzar en igual sentido de  los convenios que ya se firmaron en Vaca Muerta y que establecen nuevas reglas de juego laborales y tributarias, especialmente en lo referido a los convenios colectivos de trabajo.

Veamos entonces con buenos ojos esta relación bilateral que está comenzando. Tal vez en este caso “la alegría sea de ambos” y no sólo Brasileña.

Colppy un sistema de gestión administrativa que te ayuda a mejorar la forma de llevar la Contabilidad y Administración de tus Clientes
Probá sin costo
+

Contenidos relacionados


Dejanos un comentario


0 Comentarios