Seguridad para tus datos: backup en la nube

Backup en la Nube

¿Alguna vez pensaste qué vas a hacer si toda la información que guardas en tu computadora se pierde? ¿Tienes un backup actualizado y disponible en un lugar seguro? En el mundo online, el backup en la nube puede ser la solución que evite irreparables pérdidas de datos.

Si eres de los que piensan que a ti no te ocurrirá o que mañana vas a ocuparte de ello, ya estás en riesgo. Los desastres no avisan.

Los datos son un activo básico en tu actividad profesional, en tu empresa y en tu vida personal. La evolución tecnológica otorga dinamismo e instantaneidad al intercambio de información y a las transacciones.  Pero también los hace vulnerables.

Se trata de tomar las medidas de seguridad que minimicen los riesgos y protejan nuestra información.

Riesgos latentes

Hay una serie de riesgos potenciales que podrían causar daño a tus datos: incendio, inundación, falla eléctrica, rotura de equipos, virus, errores propios o ajenos, robos, fraude o malicia de empleados infieles. Estos son solo algunas contingencias a las que tu información está expuesta.

La idea no es hacer una lista abrumadora. Sino ayudar a tomar conciencia para, luego, implementar medidas para proteger los datos.

La seguridad informática básicamente implica:

  • Confidencialidad: que solo personas autorizadas  accedan a los datos
  • Disponibilidad: que pueda accederse cada vez que se necesita
  • Integridad: que no haya pérdidas ni modificación de información.
¿Dónde está el backup?

La principal medida para proteger la información es realizar copias de resguardo. Esta regla, que parece sencilla, no siempre se cumple cuando se trata de la base de datos de un profesional o de una pequeña empresa o, incluso, de archivos personales.

El vértigo diario lleva a no seguir una rutina de seguridad informática y a diferir el momento del backup. O bien a no saber la fecha del último resguardo, o dónde se realizó o se guardó.

El punto es que, al momento de necesitarlo, se cae en la cuenta de que el backup no funciona o que lo rescatado es muy poco.

Tener una rutina de resguardo implica:

  • programar un tiempo diario o semanal para las tareas de backup.
  • definir en qué lugar físico se realizará el resguardo.
  • identificar cuidadosamente el backup.
  • guardar el dispositivo de resguardo en un lugar diferente del espacio físico donde están los equipos que se quiere proteger.
Backup en la nube

Si no tienes tiempo o si quieres simplificar el tema sin descuidar los datos, una buena solución es contratar los servicios conocidos  como cloud o nube.

Se trata de un espacio de almacenamiento en un conjunto de servidores del proveedor que presta el servicio, al que se accede con una clave y conexión a internet.

Cada vez más se tiende a trabajar directamente en la nube en lugar de utilizar servidores físicos y a contar con backups automatizados.

Ventajas de la nube

Capacidad de almacenamiento: la posibilidad de guardar información es enorme. El costo está vinculado a la cantidad de espacio a utilizar. En la medida en que el volumen de datos crece, la nube es fácilmente escalable, sin necesidad de cambiar equipos ni invertir mucho dinero.

Respaldo de la información: los proveedores de estos servicios guardan los datos de manera automática. De esta manera te aseguras de contar con un respaldo de los archivos con los que trabajas y además puedes resguardar los archivos que utilizan tus colaboradores en sus puestos de trabajo.

Mayor protección: en la nube los datos se almacenan en distintos servidores de modo tal que siempre están protegidos de todo peligro físico. Es poner tus datos en manos profesionales.

Siempre accesible: si la computadora deja de funcionar, se puede acceder desde cualquier otro dispositivo. Puedes olvidarte del engorroso traspaso de datos al cambiar tu equipo.

Todo sincronizado: siempre accedes a la última versión del archivo.

Recuperación de datos: cuando se realizan copias en un dispositivo físico siempre se corre el riesgo de que se estropee o se pierda. Por otra parte, recuperar los archivos implica volver a poner en línea la copia de seguridad. Con la nube, el acceso es instantáneo.

Ahorro de costos: guardar en la nube es mucho más económico ya que realizas un pago mensual mucho menor que el costo de mantener servidores, actualizarlos, disponer de un espacio físico y contratar personal idóneo.

Seguridad en la nube

Si contratas una empresa seria tus datos estarán protegidos contra pérdidas físicas y ataques de virus.

Asegúrate de que posean certificados y que utilicen cifrado de datos para proteger la privacidad e integridad de los datos. Además lee las condiciones de los servicios y verifica las opiniones de sus clientes.

Tú puedes aportar seguridad cuidando tus contraseñas de acceso y entrando en redes seguras. Utiliza contraseñas largas, complejas, que combinen letras mayúsculas y minúsculas así como números y caracteres alfanuméricos. Y modifícala frecuentemente.

Un modo de sumar seguridad es habilitar una verificación de dos pasos que permita chequear algún dato adicional al ingresar.

En el mundo tecnológico, proteger los datos es una prioridad. Con la nube tienes un aliado en el cuidado de la información y en el respaldo de tus datos. ¿Qué esperas para sumarte a la nube?




En Colppy trabajamos para cuidar la integridad y la confidencialidad de tus datos.

Consulta con un experto

Contenidos relacionados


Dejanos un comentario


0 Comentarios