Contadores: organizando el segundo semestre

Segundo semestre

 

Sin darnos cuenta estamos transitando julio, inmersos de lleno en el segundo semestre.

Agotados, soñamos con vacaciones. Pero, se sabe, el primer semestre se extiende más que 6 meses, desafiando las leyes del tiempo y poniendo en jaque nuestros deseos.

Vencen tantas cosas durante la primera parte del año que es imposible que muchas tareas no impacten de lleno en el segundo semestre. 

O bien porque los vencimientos se prorrogan o porque quedaron muchas cosas sin presentar, no faltarán en el listado un gran número de declaraciones juradas que ya preferiríamos haber presentado pero que aún están pendientes.

1) Por eso, al momento de planear la segunda parte del año, no podemos dudar de que el primer puesto lo ocupa todo lo que no alcanzamos a hacer durante el primer semestre: declaraciones juradas anuales de convenio multilateral cm 05, declaraciones anuales de impuestos provinciales y municipales, determinación de coeficientes, F780, copiado de libros, presentación balance en IGJ, declaraciones juradas personas humanas. Sin olvidar la generación de vep e intereses por las diferencias entre la declaración jurada que presentamos ahora y el pago, que venció en junio.

2) Balances: es tiempo de contabilidad. Desde los cierres demorados de enero en adelante, hasta los  cierres junio, que vencen en noviembre. Sin olvidar los cierres de diciembre 2018 cuyos balances todavía estén pendientes. 

Si las empresas contabilizan sus operaciones, entonces habrá que ir pidiendo el sumas y saldos para arrancar con el análisis de cuentas, ver qué falta y con qué nos encontramos.  

3) Rectificativas pendientes ingresos brutos: el segundo semestre es el momento de ponernos al día con las rectificativas de Convenio. Es posible que –por falta del balance– no hubiéramos tenido los nuevos coeficientes al momento de declarar abril y, una vez calculados, habrá que rectificar a partir del cuarto mes. También habrá que rectificar para poder computar esos comprobantes significativos que se contabilizaron u obtuvimos de manera tardía, a fin de no perder esos créditos.

 

Colppy es un sistema contable que ayuda a los estudios a simplificar su operatoria.
Ver más

 

 

  • Anticipos: si todavía no lo hicimos, ahora es el momento de informar a los clientes los anticipos que deberán pagar para el período fiscal 2019. 

Por su parte, la AFIP recalculó los anticipos para 2019, teniendo en cuenta nuevos mínimos y alícuotas. Habrá que evaluar en qué casos y desde qué momento corresponderá solicitar una reducción de anticipos, de acuerdo a cómo perfile el impuesto a las ganancias o bienes personales del año en curso de cada cliente.

 

Superados los pendientes

Para aquellos que no les queda tanto trabajo pendiente o que lograron terminarlo, el cruce al segundo semestre puede ser un buen momento para planear con tranquilidad los trabajos preliminares de los cierres diciembre 2019. 

Tras el impacto de los cierres diciembre, debimos asumir que el ajuste por inflación llegó para quedarse. Tal vez es buen momento de revisar si contamos con buenas herramientas que faciliten la tarea operativa. Si vamos a saltar de la planilla de cálculo al sistema contable o si nuestro sistema contable nos brinda la información necesaria para agilizar el trabajo sin perder calidad. 

Mientras tanto aprovechemos en explicar a quienes están encargados de cargar la información contable la importancia de imputar los comprobantes en la fecha que corresponde y no en períodos posteriores. Así se minimizarán las distorsiones al momento de realizar el ajuste por inflación.

  • Ajuste por inflación impositivo: como la inflación de abril alcanzó el 55%,  hay que tener en cuenta que corresponderá aplicar el ajuste por inflación impositivo a partir de los cierres  30/4/2019. 

 

  • Revisión de alícuotas de ingresos brutos 2019: seguramente es una tarea realizada en febrero, antes de  la declaración de enero. Sin embargo, muchas veces las ordenanzas fiscales se promulgaron o fueron publicadas con posterioridad o hubo modificaciones durante el año. Este puede ser el momento oportuno para realizar una revisión. 

 

  • Revisión de períodos impagos: podemos verificar si hay declaraciones impagas, a fin de analizar si es posible incluirlas en algún plan de facilidades de pago nacional o provincial. También podemos revisar si no quedaron cuotas impagas de planes vigentes a fin de regularizarlas a tiempo.

 

  •  También puede ser oportuna una revisión del estado de los libros rubricados de los clientes y verificar si los libros cuentan con hojas libres o es momento de gestionar un continuador.

 

  • Una buena práctica es revisar las páginas web de los distintos organismos para chequear si hubo comunicaciones en el domicilio electrónico que no se han notificado vía mail y han quedado pendientes de responder.

 

Finalmente, después de tanto trabajo y pensar en los demás, pudo haber llegado el momento ideal para dedicar unas horas a planear las próximas vacaciones.

¿Ya te detuviste a pensar en tus planes laborales para el segundo semestre o todavía no frenaste en ningún momento?

 

Por Silvina Schvartz.  Redactora. Contadora Pública freelance. Con su experiencia en tareas impositivas, asiste a departamentos impositivos de empresas y a estudios contables.

Existe una manera más práctica de llevar la contabilidad de tus clientes.

Ver más

Contenidos relacionados


Dejanos un comentario


0 Comentarios